La finalidad del Patronato de Educación y Cultura de Moncada es: “La formación humano-cristiana, de la juventud principalmente, en el orden moral, religioso, intelectual, artístico y recreativo”.

Esta perspectiva cristiana de nuestros Centros se adopta con profundo respeto a la libertad de las personas, con un amplio sentido de adaptación a la situación espiritual concreta de cada alumno, pero sin ocultar en ningún momento la motivación de fe que debe dar sentido a la tarea educativa que en ella se realiza.
Nuestros Centros están abiertos a toda la comunidad civil, sea cual fuere la actitud de fe o de falta de fe de aquellas familias que soliciten sus servicios, sin que esto implique renuncia o modificación del proyecto educativo inspirador.
Por tanto nuestro Centro, de acuerdo con su Ideario Educativo, tiene como objetivo fundamental la Educación integral de sus alumnos, según las orientaciones del Evangelio cristiano, los principios de la Constitución y los fines de la actividad educativa, pretendiendo ayudar a sus alumnos y alumnas :

  1. Adquirir conocimientos y hábitos intelectuales y de trabajo, en orden a su capacidad para la posterior actividad profesional.
  2. Al ejercicio y respeto de los derechos, deberes y libertades humanas fundamentales.
  3. A progresar en el ejercicio responsable de sus libertades.
  4. A la convivencia con espíritu de fraterna solidaridad y de servicio a los demás.
  5. A disponerse a una decidida acción en pro de la justicia y la paz.
  6. A la experiencia y libre opción de la fe, para encontrar plenitud de sentido a la existencia humana, en una síntesis personal de vida, cultura y fe.

Para conseguir estos fines, nuestros Centro parte del siguiente:

Proyecto Educativo

  • Considerar las actividades de nuestros alumnos como puntales básicos para una Educación integral, estando pendientes de su forma de pensar y actuar frente a la escuela, la sociedad y la vida, para valorar y potenciar las actitudes positivas y responsables.
  • Considerar la Educación, no como una mera instrucción o simple información, sino como un campo en donde el alumno adquiere y desarrolla unas actitudes de respuesta y acción frente a los problemas que vive en la escuela y fuera de ella.
  • Impartir una Educación libre de todo autoritarismo, excluyendo la adopción de medidas coercitivas en las relaciones entre todos los miembros de la comunidad educativa.
  • Considerar la Educación como proceso creador y estimulante de experiencias, buscando que se den en nuestro Centros unas condiciones de libertad, responsabilidad y participación entre todos sus integrantes.
  • Considerar que la escuela no pueda vivir de espaldas a la comunidad socio-cultural en que se encuentra ubicada, dando por ello cabida a todo lo que suponga o incorpore a una doble proyección de la escuela en la comunidad y de la comunidad en la escuela.

Y todo ello desde la total unificación de criterios, medios y métodos pedagógicos.

Javier Grande Ballesteros. Titular Presidente.